¿Cuál sería tu decálogo del cuento?

¿Cuál sería tu decálogo del cuento?

Esta pregunta es la que lancé a algunos de los grupos de este curso como ejercicio final.

Les propuse que pensaran a fondo en el cuento literario y que confeccionaran sus propios decálogos de lo que debe ser un buen relato según ellos. Seguimos así la tradición de esos otros cuentistas que han dejado su tabla elemental. Entre esos guías hemos conocido las máximas de Horacio Quiroga, Julio Ramón Ribeyro, Roberto Bolaño o Andrés Neumán.

El resultado de esta síntesis ha sido tan estimulante y gozoso que he decidido, con su permiso, compartir aquí los ejercicios.

Aquí va una ristra de decálogos firmados por participantes del taller en el curso 2019/20 de los que seguro que se pueden sacar ideas para elaborar vuestros propios diez o doce mandamientos para escribir (buenos) relatos.


Decálogo del cuento de Miguel Abellán (Pincho)

1. La única regla ineludible en el cuento es su (relativa) brevedad.
2. El cuento no se debe a un género ni aspira a ser coherente más que consigo mismo.
3. El cuento debe transcender su condición de ocurrencia (no es un aforismo ni un chiste). En el transcurso de su escritura el autor descubre el cuento, que se despliega ante él sin su consentimiento u oposición.
4. Un cuento ha de proponer al menos dos incógnitas; una sobre por qué pasa lo que pasa (moral) y otra sobre cómo se cuenta lo que pasa (estética).
5. De estas dos cuestiones la primera debe aspirar a la universalidad y la segunda a la subjetividad.
6. Un cuento no responde a las preguntas que plantea. Su vida comienza cuando termina su lectura. No entretiene (dada su brevedad, no “mata el tiempo”) si no que alimenta.
7. Un buen cuento, sobre todo, debe intentar transcurrir por zonas de la psique del lector que este no frecuente con facilidad. Un buen cuento nos debe ensanchar la mente al leerlo, nos debe transformar.
8. Un cuento deja que se intuya el placer del autor al escribirlo, no su esfuerzo, empeño, sacrificio o trabajo. Nos invita a compartir el gozo del autor no sus objetivos.
9. Cualquier texto breve (reflexión, poema, columna…) puede ser un cuento si hay un acuerdo entre el lector y el autor para que así sea. Es este acuerdo el que le dota de “cuenticidad” y no su forma.
10. Este texto es un cuento.


Decálogo (+1)
M. Mercè Aragay

  1. En el principio, el anzuelo y un buen cebo. Que no se escape el lector.
  2. Si no hay conflicto, no hay relato.
  3. El conflicto debe resolverse.
  4. El relato debe ser verosímil.
  5. Narrar lo cotidiano, lo común, pero evitar los lugares comunes.
  6. Elegir las palabras, pero no perderse en ellas.
  7. Los personajes han de estar vivos.
  8. No desvelarlo todo. El lector es inteligente, hará su tarea.
  9. El relato pide reposo. Tras él, ser podado.
  10. El exceso de azúcar daña la salud; también la del relato.
  11. En el final, un broche que cierre con fuerza.

Decálogo para un cuento
Lola B. Gallardo

1. El cuento es un fogonazo que deslumbra al lector.

2. El comienzo de un cuento es un anzuelo que una vez que atrapa al lector no o debería soltarlo hasta el final.

3. El lector es complice del cuentista ya que inteligencia desvela lo que el cuentista sugiere.

4. El cuento cumple el imperativo literario de la esencialidad y por tanto todo adorno lo empobrece.

5. La mejor palabra en un cuento es la precisa.

6. En el cuento, el narrador debe morir.

7. El mundo del cuento no es verdadero sino verosímil.

8. En el cuento pulir es ser Ana Haro, la acertada reina de la poda.

9. El título del cuento debería ser esclarecedor e inolvidable.

10. El final del cuento es una sorpresa que aparece de detrás de una puerta.


Decàleg
Xec Vallori

I No hi ha relat sense conflicte. el conflicte és l’ànima del relat.

II El relat és un exercici d’escriptura limitat en la seva extensió.

III El personatge o personatges centrals no poden tardar en entra en escena, però no podem esplaiar-nos, amb un parell (menorquí) de trets bastarà.

IV No frisis en acabar un relat, pren el temps que necessitis, pensa que has de deixar al lector bocabadat. has de mirar de sorprendre’l.

V En un relat no hi ha lloc per abusar de les descripcions, tot ha de ser important a la història que contam.

VI Escriure les diferents temàtiques que podem desenvolupar en un relat clarament, sense caure en cursileries.

VII El control de les emocions et serà molt més difícil quan en el relat escriguis coses personals, cosa que pot espatllar-lo.

VIII Procurar deixar enganxat al lector des del primer paràgraf, si pot ser que tingui relació amb el final.

IX El tempo d’escriure és important perquè les raons de fer-ho poden canviar

X Sigues molt escrupolós amb les correccions, llegeix en veu alta i elimina tota la palla d’adjectius i adverbis innecessaris. Només l’acció ben nua.

emocionainquietamotivaprovoca… 


Decálogo para empezar a escribir
Oliva

1. Escribe sobre lo que sabes y sobre lo que no sabes.

2. Estructura la idea y crea una historia de principio a fin. Pero si la historia se revela de su propósito original, atiende a éso y sigue tu instinto, te sorprenderá.

3. El segundo mejor golpe de efecto ponlo al principio, y guárdate el mejor para el final.

4. Ser preciso es sumar fuerza y sencillez. Siéntete poderoso, es decir, se clemente y despiadado a la vez.

5. Expresa ritmo con los signos de puntuación. Seduce. Un texto nos absorbe por la vista y el oído.

6. La disciplina, el sacrificio y el amor propio son buenas armas para vencer la frustración.

7. Escribe solo para ti y arriésgate a salir de tu zona de confort. La mente no tiene límites.

8. Y el corazón es un órgano con memoria.

9. Minimiza tus logros, lo siguiente puede ser mejor.

10. Nadie ha dicho que escribir bien sea fácil, así que no te quejes.


Decálogo de Rosa Lleonart

Que                         Atrape, así no importa…

Que sea (o no)      Breve.

Que sucedan         Cambios en el protagonista y si es posible en el lector.

No abusar de         Descripciones.

Que sea                  Emocionante, Emotivo, Evocador.

El Lenguaje            Fluido, Familiar a los personajes.

Sin personajes      Gratuitos que no aportan nada a la trama.

Si es posible ser    Honesto, no hablar de lo que no se conoce,  o apostar

Por la                       Investigación o Imaginación, la realidad puede superarla.                                

Y no temer a ser  Juzgado.

Vaya, ahora que le encontré el gusto al abecedario ya tengo 10. ¿Y si vuelvo a empezar por el final? 

Déjalo, Rosa, no seas      Zoquete.


Decàleg particular per escriure relats
Alfons Méndez Vidal

1. Escriure un decàleg sobre l’escriptura de relats és un acte una mica presumptuós. No puc dir res que aclareixi el que ja han escrit Cortázar, Ribeyro, Rulfo i altres mestres. Valdria més, enlloc d’això, de rellegir els seus consells, que sempre tenen alguna cosa que ensenyar-nos. Per tant, demano disculpes per les notes que venen a continuació, que segur que són redundants i prescindibles i només heu de prendre com un exercici d’autoconeixement.

2. Per escriure, el més important de tot és llegir i si volem escriure relats haurem de llegir els contes dels autors que ens van obrint el camí i ens mostren què podem fer i com ho podem fer. El millor exercici d’escriptura és la lectura conscient i constant.

3. Escriure és un treball i com a tal requereix una formació i una pràctica tenaç. Sense esforç per aprendre la tècnica i feina continuada és impossible escriure contes decents. Tinguem sempre present a Picasso, a qui la inspiració trobava sempre treballant.

4. El lector sempre té raó, però no ens fa la feina. Quan ens diu que un final no funciona, que una frase el treu de la història o sobra, ens indica que hi ha un problema i és l’escriptor el que l’ha de resoldre. Els consells del lector per arranjar el text són simples idees que l’escriptor ha d’avaluar en funció dels seus objectius, estil,…

5. El conté és conflicte i emoció, historia i ambient, acció i descripció. L’acció serveix per a desenvolupar la història; la descripció és útil per crear l’ambient i desvetllar les emocions. Si s’abusa de la descripció el lector s’avorreix; si s’escatima, al lector es perd les emocions que hauríem de fer néixer en el seu esperit. L’equilibri entre l’acció i la descripció és fonamental perquè el conte camini.

6. L’acció s’organitza en escenes. Cada escena és com un microrelat: una unitat de significat. Ens hem de concentrar en cada escena, omplir-la de detalls perquè el lector vegi els personatges i el món que hem creat per ell. Si un conte és una frase, les escenes són els sintagmes nominals i han de tenir un significat precís. Per passar d’una escena a altra utilitzem breus fragments que són els verbs i les preposicions de la frase. Hem d’intentar dotar de força les escenes perquè el relat sigui creïble i connecti amb el lector.

7. No hi ha un sol tipus de relat. Hi ha microrelats, relats breus, relats i relats llargs. En els més curts cada paraula és vital i s’ha d’administrar com si sortís d’un comptagotes: s’han de pesar i sospesar una a una, perquè cadascuna és imprescindible per al sentit del relat. En els més llargs s’han d’entendre com a part d’una conjunt, d’un sistema amb un ritme propi i, encara que cap pot desentonar, l’important és la unitat de la qual formen part.

8. L’adjectiu és necessari però està sota sospita. Els errors amb aquells que s’apliquen a coses solen ser venials; en canvi, els que es refereixen a les persones i a les accions són mortals. L’adjectiu és una arma de doble fil, que acostuma a tallar a qui se n’excedeix. És com la sal a la cuina: el cuiner n’ha d’extremar la moderació.

9. El relat ha de descobrir un món nou al lector. La seva originalitat rau en aquesta perspectiva inèdita que l’escriptor regala als seus lectors. El conte no ha d’explicar quina és la idea que vol transmetre, l’ha de mostrar a través del desenvolupament de la trama, de manera que no pot ser del tot evident. Tanmateix, no podem arribar a l’extrem de convertir el relat en una broma privada o una endevinalla impossible de ser desxifrada. No ens podem guardar informacions rellevants per a la comprensió de la història. El lector ens ha d’entendre, ni que sigui de forma confusa. L’escriptor l’ha d’engrescar perquè pensi sobre el relat, i per això li ha de proporcionar totes les claus necessàries perquè l’acabi copsant.

10. El tema dona pes al relat. Sense tema, el relat vola amb qualsevol petit bri d’aire, no té consistència. Pel contrari, si el tema omple totes les accions i els personatges, si satura l’ambient, es fa massa carregós per al lector i el relat s’enfonsa irremeiablement al fons de les aigües. El conte vol un equilibri exquisit entre el tema i el desenvolupament de la trama.


Decálogo que ha de seguir todo aspirante a escritor para tejer la novela que hubiera hecho siniestro a Cervantes, vociferar a Shakespeare y palidecer a García Márquez…  que como todo el mundo sabe después de la enésima crisis tiene más de realismo que de magia

Luisa L. Cortiñas

  1. Amarás la literatura sobre todas las cosas. Incluso por encima del Mercado.
  2. No tomarás el nombre de la literatura en vano. Incluso en contra del Mercado
  3. Santificarás todas las fiestas escribiendo o no, a estas alturas ya sabes que todo es prescindible y nada imprescindible. En este punto hasta puedes ir a favor del Mercado.
  4. Honrarás a tu padre y a tu madre. Ellos pueden protagonizar todas tus obras incluso lo contradiga el Mercado.
  5. No matarás sin una buena razón y mejores argumentos, ese es uno de los principios inamovibles del Mercado. (No olvides dejar pistas, no demasiadas. El lector es listo, aunque a veces el jodido disimule y los hay que disimulan mucho).
  6. No cometerás actos impuros a pesar de que el Mercado te anime a ello todas horas. Recuerda siempre que todo relato es una historia de amor y una declaración de principios.
  7. No robarás la obra de otro, no plagiarás, no difundirás, no multiplicarás a pesar de los avances técnicos y legales de los más aguerridos enemigos del Mercado.
  8. No dirás falso testimonio ni mentirás, a fecha de hoy sabemos que la realidad y el papel lo admiten todo. Incluso el Mercado sabe que lo improbable es posible.
  9. No tendrás pensamientos ni deseos impuros, en la literatura todo es verdad, real y necesario. Incluso cuando el Mercado lapide a Lolita.
  10. No codiciarás los textos ajenos, aunque todos sabemos que te dejarías cortar el brazo izquierdo por tabacaria y esa niña sucia que come chocolate. El Mercado lo sabe y lo tiene en cuenta.

En cualquier caso recuerda que todos estos mandamientos se resumen en uno: escribe lo que te salga del papo, incluso puedes ahorrarte el trabajo de escribir, la vida está ahí fuera, esperando, creo.

La autora de la autora de la autora de la autora


Decálogo del cuento
Maite Florit Sintes

1. La historia que se vaya a contar tiene que tener su estilo propio y ha de ser verosímil.

2. Los protagonistas deben de aparecer al inicio del relato. Siempre recordando que tres son multitud.

3. En el cuento las voces tienen que dar credibilidad, adaptándose en el tiempo i en la historia.

4. En el cuento lo primordial es la atmósfera que se crea, en ella se invita al lector que perciba y viva la historia.

5. En el cuento siempre debe de haber una trama. Superado este número pasaría a ser novela.

6. En el cuento hay que evitar las  explicaciones y juicios de valor.

7. En el cuento se debe huir de los tópicos, no se tiene que escribir lo que ya está escrito. Cuidado con los sustantivos, rimas i metáforas.

8. En el cuento tenemos que hallar un ritmo, como si de una canción se tratara. Empezando fuerte  para que enganche, manteniéndolo en el nudo, i hallando el éxtasis en el desenlace.

9. En el cuento el desenlace debe sorprender por su final, o bien dejar que sea el lector quien  saque su propia conclusión.

10. En el cuento el  título es transcendental. Nos dice mucho de la historia. Se aconseja una vez concluido el relato, hallarle un título incentivador.


CONSEJOS VENDO Y PARA MÍ NO TENGO (Los diez preceptos del cuentista irredento)

José Luis Antón-Pacheco        

                                                                                                                                            I     Lo esencial al escribir un cuento es tener algo que contar (preferentemente, y a ser posible, que no sea una chorrada).

II    Sé fiel a tu estilo propio (el que lo tenga, claro) sin caer en lo retórico. No busques de forma intencionada la belleza formal, ni la profundidad conceptual, ni, por descontado, seas especialmente complejo, ocurrente, rebuscado, o agudo, porque suele resultar empalagoso y astragante. Y recuerda que hay quien no está dispuesto a dedicarle una segunda lectura a tu relato para poder interpretarlo. Si es que llega a leérselo entero.

 III   No caigas nunca en la autocomplacencia ni te enamores en exceso de tus textos. No escribes tan bien como tú te crees.

 IV    Elude imitar o copiar en la medida de lo posible, y si copias, copia bien y con astucia. Que no se note. Si no andas sobrado de talento, saber copiar puede llegar a ser casi tan importante como saber escribir. 

 V     Relee muchas veces tus relatos e introduce correcciones una y otra vez. Si atañen a cuestiones de fondo, en general, siempre lo harán mejorar, y no olvides las de forma; una coma mal puesta acaso cambie el sentido de una frase, pero una falta de hortografía lo arruinará por completo.

 VI    No redactes homilías ni ladrillos, un buen cuento debe ser breve y si es entretenido mejor. En otro caso lo más probable es que el lector deje de leerlo, y si eres tú el que lo lee (ver mandamiento III) los oyentes se pondrán a pensar en sus cosas, aunque en apariencia pongan cara de estar atentos.

 VII La interrelación con tus compañeros escritores es fundamental. Haz críticas con vocación constructiva de sus textos y acepta con humildad las que ellos hagan de los tuyos. Incluso (como es habitual) aunque no tengan razón.

VIII   Al igual que en cualquier obra literaria que se precie, un cuento debería tener planteamiento (breve), nudo (eludir los gordianos), y desenlace, cuidando que no se intuya este último desde el principio.

IX   No abuses de los adverbios, en particular de los de modo. Es muy probable que te reconvengan duramente por ello.

 X   Y por último no dejes de invocar y ofrecer sacrificios a Calíope. Sin su concurso más vale que te dediques a otra cosa.  

 José Luis                                                                                    

N. del A.: Confieso, avergonzado, haber vulnerado este decálogo en multitud de ocasiones.  


Decálogo
Maika

Mal puedo escribir un decálogo de escritor. Para esa empresa tendría que tener en mi haber más oficio, si es que tengo algo.

Pero como todo aquel que intenta  alguna tarea, he ido tomando nota de todo aquello que me pueda ayudar a llevarla a cabo y perfeccionarla dentro de lo posible. Así intentaré plasmar aquí los consejos que más me han inspirado, alguno propio, los más copiados.

  1. Escribir, escribir y escribir. Este se lo debo a mi maestra que no deja de repetirlo.
  2. Leer. Como dice un compañero, con conciencia. Yo añado: o como sea, pero sobre todo disfrutando, porque las historias que te llenan y disparan la imaginación dejan posos que se mezclan en otras.
  3. Observar. Y aquí añado algo de cosecha ajena: poner en palabras todo lo que observas, aunque sea mentalmente. Al observarlo dar nombre y vida a esas sensaciones.
  4. Escuchar. Formas de hablar y expresar de la gente, que luego sirvan para dar más realidad a los personajes, cuanto más variadas, más ricas.
  5. Cuadernito. Esta la tengo que practicar y convertirla en costumbre.
  6. Leerte en voz alta. A mí me da una dimensión desconocida, a veces buena, a veces no.
  7. Revisar. Sin  pereza de tachar o añadir. Curiosamente me encanta.
  8. No criticarte a ti misma. Ya lo harán los demás. Añado: aceptar las críticas/opiniones (constructivas)
  9. Analizar tus defectos y virtudes, sin rechazar unas u otras. A veces eso marca tu estilo (esto, claro está, no es mío) pero me dio esperanzas de llegar a tener un estilo propio.
  10. Tener unos escuchantes como los que tengo yo. Pacientes, generosos, pero sinceros tanto a la hora de elogiar  como de censurar.

Decálogo del relato
Luis Soler Dauchy

  1. Lee. Lee mucho. No oigas, escucha con atención. No mires, observa. En definitiva pon todos tus sentidos activos como los pone un niño pequeño que asimila el mundo que está descubriendo a diario.
  2. Fórmate. No te conformes con lo que crees que sabes. Formarse significa apuntarte a un curso, o a un taller. O hacer un master o cualquier formato que te ayude a nutrir tus conocimientos sobre el mundo de la escritura.
  3. Hazte una idea aproximada de lo que te gustaría que fuera el relato y escríbelo. Eso que has escrito, desengáñate, no es el relato, pero es el punto de partida. Ahora empieza el trabajo.
  4. Escribe un diario. Para los más tradicionales, con pluma de tinta y papel. Para los más modernos, un blog o un post diario en el muro de la red social que utilices. Escribe a diario y cuenta lo que te pasa en la vida. Eso no es un relato, pero también aquí surgirán esos puntos de partida.
  5. Trabaja cómodo. Men sana in corpore sano. Imagina que tienes la mitad de las uñas largas y la otra mitad cortas. ¿Cómo crees que sería escribir? Es como la pierna sin depilar de la protagonista de La soledad era esto. Ni encorvado ni con mala iluminación. Crea tu espacio cómodo. Siéntete bien contigo mismo para afrontar la creación del relato. Saldrá mejor.
  6. Vive intensamente. No conozco ningún escritor que no haya vivido algo que mereciera ser contado en una película. La realidad supera la ficción. Pero toda ficción contenida en un relato bebe de alguien que la ha vivido (de alguna manera) antes. Si vives con pasión y valentía, si viajas, te pasarán cosas. De ahí también salen grandes relatos.
  7. Prescinde de lo prescindible. Así como el escultor recorta, pule, trabaja rebajando el volumen de su obra hasta encontrar su obra, haz lo mismo con tu relato. Léelo y reléelo cuantas veces haga falta para escribir lo mismo con menos palabras (las justas). Sé crítico contigo mismo y quita capas innecesarias. Menos es más.
  8. Espera el momento. Los relatos pueden tener muchos destinos; un cajón, lectura de mesita de noche de un amigo, un libro que recopila relatos,… Pero también tienen su momento. Si sabes cuándo darlo a conocer, cuándo debe ver la luz, quizás también consigas que encaje mejor.
  9. Trabaja a todas horas. Crea relatos mientras pones la lavadora. Crea relatos mientras preparas la comida. Crea relatos mientras haces el amor. Puedes vivir y hacer dos cosas a la vez (aunque seas hombre). Aprovecha y crea relatos a todas horas. Escribe solo ese que merece la pena. Eso no es el relato (ver punto 3), pero ya tienes el punto de partida.
  10. Lee una selección de relatos tuyos a tus hijos cuando vayan a dormir. Hazlo todas las noches y, si es posible, incluso cuando ya no sean tan niños. Con eso pueden pasar varias cosas; tus hijos se duermen. No te preocupes, mañana se lo vuelves a leer. En paralelo, les acunas al sueño, que es una manera inigualable de crear lazos duraderos de amor con ellos.

Dodecálogo del cuentista
Gloria Aragay

1. Ejercita los músculos de la escritura. No hay mejor entrenamiento para progresar en la escritura de un cuento que escribir, escribir y escribir. Nada puede sustituirlo.

2. Para escribir un cuento hay que sentirse libre, el único límite: la propia mente.

3. Un buen cuento no tiene flecos. Cuando hayas terminado de escribir un cuento, léelo, vuélvelo a leer y recorta todo lo que sobre.

4. En el cuento hay que dar alas a los lectores para que sean ellos los que imaginan lo que está ocurriendo.

5. Sin emoción no hay cuento, pero nunca digas qué emociones tienen los personajes. Muéstralas: a través del diálogo, de los gestos, de su comportamiento. Lo otro sería empobrecer el texto.

6. Para escribir un cuento hay que tomar de aquí y de allí, construir a tus propios personajes y ver cómo se van a expresar para que tomen vida propia. Prepara las escenas necesarias y lo que ocurre en cada una de ellas. Define el conflicto. A partir de aquí, podrás empezar a escribir el cuento.

7. El conflicto es el alma del relato. Será bueno si obliga al personaje a la acción, a tomar una decisión y a sufrir algún cambio.

8. En el cuento no hay que escribir lo que uno ha visto sino cómo lo ha visto.

9. Dale ritmo a tu historia, como si bailaras al compás de una música que te haga vibrar. Sé cuidadoso con la puntuación.

10. Dota a tu historia de detalles significativos. Para ello nada mejor que concentrarse en la visibilidad. Los sentidos cobran especial vida en el cuento.

11.En el cuento, cuando quieras calificar a un sustantivo, peca de tacaño. Menos es más.

12. El inicio de un cuento puede marcar su nacimiento o su muerte. La diferencia entre un cuento aceptable y uno bueno, o entre uno bueno y uno excelente, es el final.


Decálogo de Mela

  1. El cuento debe tener planteamiento, nudo y desenlace. Debe contar una historia, debe seducir. Animar a su lectura.
  2. Debe ser parco en explicaciones innecesarias.
  3. Debe comenzar y acabar con mucha potencia, para atrapar al lector y hacerle soltar el aire cuando acabe la lectura.
  4. Es importante leer y leer. Descubrir los entresijos de los cuentos de los autores preferidos.
  5. Escribe siempre. Cuando estés inspirado y también cuando no lo estés.
  6. Mejor dejar al lector desentrañar que ser demasiado transparente. 
  7. Hay que tener idea, antes de escribir, de lo que se quiere contar y adonde llevar a los personajes o las situaciones. No obstante, se debe tener el oído muy fino para “escuchar” lo que te va pidiendo la misma historia.
  8. Es bueno copiar párrafos o cuentos enteros. Aprender de los del oficio.
  9. Todo lo que aparece en el cuento debe servir para algo. Si no es así, hay que eliminarlo sin temor.
  10. Observar para contar, contar para observar.

Y añado una muy suya de Cortazar que me gusta especialmente:

Lo fantástico en el cuento se crea con la alteración momentánea de lo normal, no con el uso excesivo de lo fantástico.


Decálogo de un cuentista-pastelero
María Villalonga Pons

  1. Que cada capa de la historia contada se cierre sobre si misma sin dejar flecos sueltos. Cómo las diferentes capas de una tarta.
  2. Mostrar por encima de todo, evitando explicaciones. Los ingredientes justos.
  3. Remarcar claramente y con suma brevedad el conflicto de la historia. Ese toque que no se sabe que es, y sin embargo, le da ese algo especial.
  4. Que la pregunta que recorre el relato este presente de principio a fin, y se conteste con un desenlace y final sorprendentes. La guinda del pastel.
  5. Describir el ambiente con sutileza y concreción, sin abusar de adjetivos para propiciar ese ambiente. La decoración justa y concreta.
  6. Escribir el primer borrador desde el fondo de tu ser. Más tarde ya vendrán las correcciones. Dejar reposar la masa.
  7. Emocionar. Que el primer bocado te alborote el paladar.
  8. Que las primeras y las últimas frases aporten magia. La emoción del primer y el último bocado de una porción de tarta.
  9. El ritmo lo más natural posible. Que la textura sea amable y no te atragante.
  10. El personaje principal muy bien armado. El corazón del pastel, allí donde asoma el chocolate fundido.

ALTERNATIVA REDENTORA AL DISPARATE RECOGIDO EN EL Decálogo del cuento de Julio Ramón Ribeyro
TRASTADA PERPETRADA POR DIEGO RIERA

1. El cuento debe contar una historia O MÁS DE UNA, DEPENDE DE LO QUE QUIERA CONTAR QUIEN LO CREA.

A VECES ME SIENTO COMO PEROGULLO Y SOY CAPAZ DE SENTENCIAR PLAGIANDO LITERALMENTE A RIBEYRO: El cuento se ha hecho para que el lector a su vez pueda contarlo (COMO VEMOS, UN CHICO LISTO ESTE RIBEYRO).

2. La historia del cuento puede ser real o inventada, EVIDENTEMENTE. Si es real PUEDE parecer inventada y si es inventada, PUEDE PARECER real.

3. El cuento, SI ATRAPA AL LECTOR, puedE leerse de un tirón O NO.

4. HAY CUENTISTAS QUE ESCRIBEN BUENOS CUENTOS Y HAY CUENTISTAS QUE ENSEÑAN CLASES DE CUENTOS EN LOS INSTITUTOS.

5. El estilo del cuento LO MARCA SOBRE SU CARTA NÁUTICA EL ESCRITOR QUE ADEMÁS ES EL CAPITÁN, EL TIMONEL, EL PILOTO Y HASTA EL MARINERO DE CUBIERTA Y EN OCASIONES NI LO MARCA. POR EJEMPLO SI SOPLA TEMPORAL DE MAR GRUESA O SI LOS VIENTOS SON BONANCIBLES Y PORTANTES. OSEA, SIEMPRE. PARA ESO ES EL AUTOR QUIEN ESCRIBE.

6. El cuento PUEDES SER O PARECER INMORAL, ESO NO VIENE AL CUENTO. (RISAS).

7. El cuento admite todas las técnicas: diálogo, monólogo, narración pura y simple, epístola, informe, collage de textos ajenos, etc. Siempre, SIEMPRE. SIGUE TEXTO OMITIDO

(A PARTIR DE AQUÍ, EN ARAS A MI CRITERIO DE BELLEZA Y ESTÉTICA FORMAL, DESPRECIO LOS PUNTOS 8, 9 Y 10).

SÍNTESIS FINAL

ESTAS SIETE TONTERÍAS, PUDIERAN SER MÁS EFECTIVAS, AFECTIVAS Y HERMOSAS, RESUMIDAS EN TRES (3):

  1. EL ESCRITOR CUANDO ESCRIBE, ES COMO DIOS PARA LOS CREYENTES, PUES ESCRIBIENDO UN CUENTO, UN POEMA… ES EL HACEDOR DE LA CREACIÓN.
  1. DECÁLOGO SUENA FATAL Y SU USO NO ME ES APETECIBLE PUES, POR UNA PARTE, TIENE UNA PÉSIMA RIMA CONSONANTE, (CÁLOGO) Y POR OTRA, TRAE REMINISCENCIAS CERCANAMENTE ESCATOLÓGICAS (CÁGOLO .simplemente una dislexia).
  1. PARECE SER QUE EL AUTOR NO TIENE NADA QUE VER CON LA D.O. HOMÓFONA DEL CONOCIDO VINO.

El decálogo infectado del buen relato
J. Viola Giner

1/ El relatavirus ataca por sorpresa se desarrolla con una breve calentura y se corona con un buen final.

2/ Debe contagiar enseguida al lector.

3/ Debe presentar una rápida evolución patológica, sobre todo lógica.

4/ Debe ser alérgico al aburrimiento.

5/ Esta centrado y concentrado el área de la epidemia.

6/ Si quieres tener un relatavirus no te laves las manos y ves al grano.

7/ Debe ser inmune a cualquier tratamiento que no sea imaginativo.

8/ El uso de mascarillas psuedo literarias impide su propagación.

9/ El aislamiento del escritor con el relatavirus propicia su desarrollo.

10/ No hay cura. O lo tienes o no lo tienes.


Decálogo del cuentista
Vicent Goñalons Rotger

I         Antes de escribir, lea muchos cuentos, narraciones, novelas, en resumen: otras historias.

II       Cuando se crea listo para empezar, no lo estará. Pero algún día hay que empezar, láncese.

III      Narré lo que a usted le guste, sepa o domine. Seguramente será una mierda, pero será su mierda.

IV       El cuento debe iniciarse con el protagonista en acción. Atrape al lector. Y deje la poesía a los poetas.

V         Saber comenzar un cuento es tan importante como saber terminarlo.

VI        Conduzca a sus personajes con mano de hierro, enfundada en guante de seda. Ellos aran lo que usted quiera que hagan.

VII        Sea claro y conciso; todo tiene su momento y su porqué. El odio, el amor, la lucha, la quietud, la vida y la muerte.

VIII        Escribir cuentos es una tarea seria y además de hermosa. Es un arte difícil.

IX            No hay mayor cuento que la vida misma, disfrute escribiendo.

X            No siga ni una de las anteriores citas. Solos conseguirás éxitos, sexo y dinero, no vale la pena.  



¡Gracias a todaos por tantas y tan sabrosas ideas!

Abrazos,

Ana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.